BEATRIZ DE ANNA


Su fruto es de excelente sabor, sin semillas, casi redondo, de color rojo-naranja, fácil de pelar, su corteza está adherida de forma análoga a todas las clementinas. Los gajos contienen una pulpa suave y agradable. Posee un alto contenido en zumo, se recolecta diez días después de la Marisol y no presenta ningún problema al desverdizar.
Algunos datos de interés:
•Beatriz es una variedad que no necesita tratamientos con ácidos giberélicos (cuaje) ni rayados, produce todos los años de forma equilibrada.
•Cuando el fruto permanece en el árbol después de su maduración, ni se seca ni se "bufa" manteniendo su excelente sabor, hasta finales de diciembre.
•Por su precocidaz y buen sabor se aconseja tanto para zonas de producción muy tempranas, como para zonas muy frías.
•Entra a producir a partir del segundo año.
•El árbol es poco sensible al ataque de la araña roja.El árbol es grande, frondoso, tiene buen vigor y hábito de crecimiento abierto, similar al de la clementina Fina. La madera, de color gris con veteado muy vistoso de color verde (ramas entre 2-3 años), no es frágil y en general carece de espinas y en el caso de observarse alguna, se encuentra en las ramas vigorosas (chupones). Es muy característica la proliferación de yemas múltiples en las axilas de las hojas, que dan lugar a una gran ramificación. Las hojas son de color verde claro de distintos tamaños, típicas. El fruto es entre mediano y pequeño, de forma esférica y ligeramente redondeado, de color naranja, de fácil pelado y poco propenso al bufado. Tanto la zona peduncular como la estilar son redondeadas. La corteza delgada, con multitud de glándulas de aceites esenciales muy vistosas de tamaño grande, está muy adherida a la pulpa aunque se pela con facilidad. Es muy productiva (producción a veces en racimos) y entra en producción muy pronto al igual que las clementinas Loretina y Marisol. La recolección es muy precoz.