CLEMENVILLA


Las mandarinas de la variedad Clemenvilla son de color naranja intenso, de forma esférica aplanada y lo común es que carezcan de semillas.

Se pelan con facilidad y tienen muy buen sabor, es un fruto de extraordinaria calidad, de mayor tamaño que las Clementinas, de corteza naranja rojiza y con mucho jugo. La Clemenvilla es de piel fina, brillante y de color naranja rojizo muy atractivo. Su elevado peso es debido a su alto contenido en zumo. Es de un buen tamaño, mayor que las Clemenules, en forma de globo y sin semillas, aunque pueda aparecer alguna por polinización. Muy buena para su consumo en fresco ya que su pulpa es consistente, sabrosa y jugosa.

La Mandarina Clemenvilla puede aguantar hasta 1 mes después de su recolección almacenada  en un lugar seco y fresco y mantendrá durante este tiempo sus cualidades intactas. Es la variedad con mayor resistencia a la humedad.