Nulera



CLEMENTINA DE NULES


ARBOL
También se le conoce con los nombres de Clemenules, Nulesina, clementina Reina y clementina Victoria. Se originó por mutación espontánea de clementina Fina detectada en 1953 en Nules (Castellón de la Plana).
 El árbol tiene buen vigor y desarrollo.

FRUTO
El fruto es de buen tamaño y posee un adecuado contenido en zumo de alta calidad.
 Sin semillas. Imagen del mandarino

CONSIDERACIONES AGRONOMICAS
La recolección puede iniciarse pocos días después de la clementina Fina, presentando sus frutos cierta tendencia al bufado.
 Es productiva y su cultivo puede efectuarse en la práctica totalidad de nuestras áreas productoras, aunque está especialmente indicado en las de media y tardía recolección. 
 También se le conoce con los nombres de Clemenules, Nulesina, clementina Reina y clementina Victoria. El árbol tiene buen vigor y desarrollo, hábito de crecimiento abierto, forma achatada y follaje denso, no presentando espinosidad en las ramas y, de observarse, solamente en chupones. En el tronco y ramas principales de árboles adultos suelen aparecer abultamientos correspondientes a yemas latentes. Tiene tendencia a producir una floración más o menos uniforme, y posteriormente dos o tres más heterogéneas. Las hojas, lanceoladas de distintos tamaños, son muy típicas de clementina. El fruto es de buen calibre, de color naranja y propenso al bufado cuando alcanza su madurez natural. Posee un adecuado contenido en zumo de alta calidad con adecuados niveles de azúcares y ácidos totales. La pulpa es fundente, no dejando casi residuos al comer. La recolección es precoz y a su vez escalonada en función de la floración. La clementina Orogrande es muy similar a la Clementina de Nules.