OROVAL



OROVAL


ARBOL
Se originó por mutación espontánea de clementina Fina detectada en 1950 en Quart de les Valls (Valencia).
 El árbol es vigoroso, tiene buen desarrollo y presenta cierta espinosidad que desaparece con el tiempo.

FRUTO
El fruto es de buen tamaño y la pulpa tierna y fundente, con elevado contenido en zumo ligeramente acídulo.
 Sin semillas. Imagen del mandarino

CONSIDERACIONES AGRONOMICAS
Es una variedad precoz, pudiendo recolectarse unos días antes que la clementina Fina. Los frutos tienen poca capacidad de permanencia en el árbol en buenas condiciones comerciales, ya que pierden rápidamente densidad y presentan una acusada tendencia al bufado.
 Es productiva. Debe cultivarse en zonas precoces y que estimulen la acumulación de azúcares en el fruto, con objeto de adelantar su recolección y aumentar su calidad.

El árbol es vigoroso, tiene buen desarrollo, observándose cierta espinosidad en chupones que desaparece lentamente con el tiempo. Su hábito de crecimiento es erecto, similar a la clementina Marisol. La madera, muy frágil, se rompe con facilidad y casi siempre en la zona de inserción con la rama, se observa parte del floema en ese punto de unión. Las hojas de color verde oscuro, son típicas de clementina. El fruto es de buen tamaño, de pulpa tierna y fundente, con un elevado contenido en zumo ligeramente acídulo al igual que la clementina Marisol. La corteza de consistencia blanda, con las glándulas de aceites esenciales prominentes. Muy propenso al bufado. Cuando arrancamos frutos maduros, el cáliz, en general, se queda en el pedúnculo. La recolección es precoz.