Salud


Es el arma curativa de muchas enfermedades. Cuenta con propiedades dietéticas, es empleada para purificar el aparato digestivo y reduce la anemia y los malestares ocasionados por la artritis y el reumatismo.

Nada hay tan delicioso y -ciertamente- sano, como una fruta en horas de la mañana. Nada tan agradable como esa fruta convertida en un jugo refrescante o en una combinación con crema. Y es que muy pocos pueden evitar que su paladar se haga líquido con el dulce sabor y olor de las fresas. En la ciencia por los médicos, la fresa, fragaria vesca, es una planta rosácea que produce flores blancas o amarillentas y da un fruto de color rojo y sabor dulce o acidulado. Tiene mejor crecimiento en los climas fríos pues requiere de ciertos niveles de humedad para que pueda producir un fruto fresco y jugoso.

Se cree que las cualidades ácidas de la fresa neutralizan los efectos cancerígenos del humo del cigarrillo. Por otra parte, ayudan a eliminar del cuerpo el exceso de ácido œrico, así que una dieta de fresas podría disminuir los malestares producidos por la gota, enfermedad relacionada con la acumulación de este ácido.

La vitamina C, la vitamina E y el betacaroteno, antioxidantes por excelencia, se encuentran altamente concentrados en la fresa. La acción del trío anterior previene el daño en la capa más interna de las arterias (endotelio), observado con frecuencia en personas que sufren de diabetes, hipertensión arterial o alteración de los lípidos (colesterol y triglicéridos).

La fresa ha sido utilizada en medicina natural para limpiar y purificar el aparato digestivo y hasta como solución para reducir índices anémicos y malestares por artritis y reumatismo.

Una ración de 8 fresas contiene 45 calorías, 12 gramos de carbohidratos (4 de fibra y 8 de azucares simples), 1 gramo de proteínas y ningún aporte de grasa, colesterol o sodio.

Vitamina C

Una taza de fresas contiene el 136% de la dosis diaria recomendada de vitamina C, un antioxidante eficaz que puede ayudarnos a rebajar nuestra presión arterial, garantizar un sistema inmunológico saludable y evitar el desarrollo de enfermedades oculares relacionadas con la edad, como las cataratas y la degeneración macular.

Una fuente magnifica de manganeso

Una taza de fresas contiene el 21% de la dosis diaria recomendada de manganeso, un nutriente esencial que actúa como un poderoso agente antioxidante y anti-inflamatorio. Al aumentar los niveles de superóxido dismutasa (SOD), la enzima responsable de la protección de las mitocondrías que se exponen al oxígeno, el manganeso no sólo ayuda a combatir la batalla contra los radicales libres y el estrés oxidativo, sino que también reduce la inflamación celular, otra de las numerosas causas de las enfermedades cardiovasculares.

Salud ósea

El manganeso es también una fuente importante para los huesos, ya que ayuda en el desarrollo de los huesos y en el mantenimiento de una estructura ósea adecuada. El potasio, la vitamina K y el magnesio en las fresas son también importantes para la salud ósea.

Nutrientes de la fresa

Este tipo de alimento también se conoce como fresón.

La fresa es un alimento rico en vitamina C ya que 100 g. de esta fruta contienen 54,93 mg. de vitamina C.

Entre las propiedades nutricionales de la fresa cabe destacar que tiene los siguientes nutrientes: 0,46 mg. de hierro, 0,81 g. de proteínas, 21,47 mg. de calcio, 1,68 g. de fibra, 161 mg. de potasio, 2,70 mg. de yodo, 0,22 mg. de zinc, 5,51 g. de carbohidratos, 13,32 mg. de magnesio, 1,40 mg. de sodio, 3 ug. de vitamina A, 0,03 mg. de vitamina B1, 0,05 mg. de vitamina B2, 0,79 mg. de vitamina B3, 0,34 ug. de vitamina B5, 0,06 mg. de vitamina B6, 4 ug. de vitamina B7, 61,57 ug. de vitamina B9, 0,23 mg. de vitamina E, 5,50 ug. de vitamina K, 26 mg. de fósforo, 32,24 kcal. de calorías, 0,40 g. de grasa, 5,50 g. de azúcar y 21 mg. de purinas.

Beneficios de la fresa

La acción antioxidante de la vitamina C, hace que el consumo de la fresa sea beneficioso para nuestra vista, piel, oído y aparato respiratorio. Además, la alta cantidad de vitamina C de esta fruta puede ayudarnos a reducir los síntomas del resfriado y a combatir enfermedades como el estreñimiento y el hipertiroidismo. También es recomendable durante la menopausia ya que la vitamina C ayuda a reducir los sofocos y otros síntomas de la menopausia.