SINDROME GIROMITRIANO

A Intoxicaciones

Síndrome Giromitriano o Hidrazínico

Es producido por los ascomicetos Gyromitra esculenta (bonetes, bolet de greix, muin ziza), la G. gigas, la G.infula (Helvera en forma de mitra, orella de gat, mitra marro), y la Morchella esculenta (colmenilla, múrgola). Sus principios activos son las hidrazinas, siendo la más abundante de las giromitrina (metil-etil-hidrazina), aunque la verdadera causante de las intoxicaciones es la N-metil-N-formil-acetal-dehidrazona. Las giromitrinas son muy tóxicas en solución acuosa o vapor, ya que al hidrolizarse producen entre otras subsatncias la monometilhidrazina que inhibe todos los procesos metabólicos que tienen como coenzima el fosfato de piridoxal (vit. B6) y, por tanto, la formación del neuro trasmisor GABA en el cerebro, teniendo, además, una acción hemolítica muy variable. La ingestión repetida de este tipo de setas produce un efecto acumulativo, sobre todo a nivel hepático, por lo cual dosis repetidas pueden producir síntomas de interacción. Aunque estas setas son consideradas comestibles una vez desecadas o hervidas y tras desechar el agua de cocción, su ingestión sigue siendo peligrosa por el efecto acumulativo de los restos de giromitrinas tras estas maniobras. Los síntomas aparecen transcurridas entre 6 y 9 horas, pudiendo durar el periodo de incubación 20 horas o más, siendo los primeros síntomas trastornos gastroentéricos (náuseas, vómitos, meteorismo, gastralgia y diarreas de escasa cantidad), trastorno del ritmo cardiaco e hipotensión, trastornos de consciencia (somnolencia o agitación, delirio, obnubilación e incluso coma) asociado muchas veces a un cuadro de hemólisis. Posteriormente (1 ó 2 días) suele aparecer, en los casos graves, fiebre, hipoglucemia, hepatomegalia y esplenomegalia con afectación de la función hepática (aumento de transaminasas, prolongación del tiempo de protombrina, etc.) y renal como consecuencia de las toxinas o secundariamente a la hemólisis con orinas oscuras, hemoglobinuria y metahemoglobinemia. Entre las medidas terapéuticas puede ser útil el lavado gastrointestinal, debiendo llevarse a cabo un tratamiento sintomático y de soporte, usando como antídoto la vitamina B6 en altas dosis por vía intravenosa (25 mg/kg en perfusión intravenosa de 30 minutos, con un máximo a lo largo del día de 15 g). En los casos en que la hemólisis sea muy intensa se debe proteger la función renal y utilizar el azul de metileno en caso de que el paciente tenga una metahemoglobinemia superior al 30%. El resto del tratamiento será sintomático y de soporte.

 

GYROMITRA ESCULENTA
GYROMITRA ESCULENTA
GYROMITRA GIGAS
GYROMITRA GIGAS
GYRUMITRA INFULA
GYRUMITRA INFULA
MORCHELLA ESCULENTA
MORCHELLA ESCULENTA