Amanita Excelsa (var. Spissa)


Descripción: Sombero carnoso de 5 a 12 cm de diámetro, al principio globoso, después convexo y al final plano-convexo; margen incurvado, excedente, liso, sin estrías. Cutícula lisa, separable, untosa en tiempo húmedo, de color gris y cubierta de restos del velo general más o menos densos en forma de verrugas harinosas de color gris-blanquecino.

Láminas: anchas, separadas, algo panzudas, de color blanco.

Pie: esbelto, cilíndrico, fibroso, engrosado en la base que forma un bulbo y con la superficie finamente escamosa de color blanco. Anillo membranoso y frágil, blanco con el borde festoneado de gris. Volva disociada en multitud de fragmentos con forma de bulbo redondeado y torcido.

Carne tierna, blanca, olor agradable.

Localización: nace en otoño y primavera, crece sola o formando grupos bajo roble melojo (Quercus pyrenaica).

Comestibilidad: comestible pero poco recomendada debido a su parecido con Amanita pantherina.

Observaciones: Amanita excelsa es una especie poco frecuente. Es muy parecida a la Amanita spissa (Fr.) Kumm., pero esta última tiene la cutícula densamente cubierta de placas harinosas.

Suelen crecer en primavera sobre suelo rico en humus en bosque mixto de Alisos y Roble melojo.