Clitocybe Nebuaris


DESCRIPCIÓN MACROSCÓPICA: 
 
- Sombrero: De tamaño repetable puede llegar a los 20 cm. de diámetro, siendo lo normal medir de 6 a 15 cm. Su cutícula es seca, glabra, y algo pruinosa con la edad. De color gris o gris marrón, es uniforme en su juventud y va degradandose a los bordes conforme se desarrolla, quedando así, el cento más oscuro. El margen es delgado y evoluciona de curvado a incurvado. 
 
- Himenio: Láminas apretadas, ligeramente decurrentes o adnatas, de color cremas y con lamélulas. 
 
- Pie: Cilindrico, claviforme, sobre todo en ejemplares jóvenes, fibroso y robusto. Su altura varia desde los de 4 a 10 cm. por 2 a 4 cm. de perímetro. De color gris crema con fibrillas longitudinales más oscuras.
Es frecuente, que el micelio se agarre fuertemente a la base del pie, que es ligeramente más grueso.
 
- Carne: Consistente, espesa, de color blanco crema claro.
Tiene un sabor dulce y un olor muy característico de la especie. Con la edad, este, se vuelve desagradable.


 
ESPORADA, QUÍMICA Y MICROSCOPÍA: 
 
- Reacciones químicas: Reacción con fenol a tonos pardos. Con el ácido nítrico reacciona a rosados.
- Esporada: Ligeramente amarrillenta.
- Esporas: Elipsoidales, lisas, no amiloides e hialinas. De 6-7 X 3-4,5 micras.
- Basidios: Tetraspóriocos, de 20-30 x 4-7 micras. 
 
ECOLOGÍA: 
 
- Especie bastante común, que fructifica en corros de brujas de muchos ejemplares. Su habitat es indistinto, hayedos, pinares, praderas con arbustos...

   COMESTIBILIDAD: 
 
- Especie muy buen comestible -con precaución- para gran parte de los aficionados. En el País Vasco es muy apreciada y buscada. Al igual que su olor, su sabor es característico y particular de la especie. Por otro lado, hay que tener cuidado porque es un poco indigesta y además posee una sustancia queprovoca transtornos digestivos a algunos comensales, que son sensibles a ella. Incluso hay personas a las que solo oler la seta les produce efectos indeseados.
 
- Transcribimos a continuación parte del excelente artículo publicado en el volumen 26, suplemento 1, la Revista Anales del sistema sanitario de Navarra, en concreto lo referente a la Lepista nebularis: "Trastornos atribuibles a setas consideradas no tóxicas". Sus autores son: 
M.A. Pinillos. Servicio de Urgencias. Hospital de Navarra.
J. Gómez. Biólogo y micólogo profesional.
J. Elizalde. Servicio de Medicina Intensiva. Hospital de Navarra.
A. Dueñas. Unidad Regional de Toxicología Clínica. Hospital del Río Hortega. Valladolid.
 
1. Reacciones de intolerancia.
Recolección tras una helada o ejemplares muy envejecidos (P. ej., Agáricus sp.), cocción insuficiente (Lepista nebularis), reacción idiosincrática (Suillus sp., Macrolepiota rhacodes, Lepista nuda, Calocybe gambosa,...). No obstante, Lepista nebularis y Armillarelea melea debieran ser catalogadas como tóxicas. Tratamiento sintomático. 
 
- Nosotros recomendamos no consumir esta seta, o hacerlo con mucho cuidado, probando antes la tolerancia indidual a ella. De todas maneras, a pesar de sus evidentes aptitudes para la cocina: sabor, consistencia y textura, no aconsejamos su consumo y menos en grandes cantidades, ya que en todos los casos, resulta algo indigesta. 
 
PRECAUCIONES Y CONFUSIONES: 
 
- Hay que tener mucho cuidado de no confundirlo con el tóxico Entoloma lividum, más claro y con fibrillas radiales. El olor de la "perfida", como es llamado elEntoloma lividum, recuerda el de la harina, y es muy distinto del de la "paredilla". Además sus láminas son escotadas y menos numerosas. Por último con la madurez se vuelven rosas y las del Clitocybe nebularis son siempre cremas.
- También con otros Clitocybes como con el Clitocybe alexandri, de color marrón, con manchas circulares y con olor suave a cominos. Esta confusión no sería peligrosa, ya que es comestible. 
 
COMENTARIOS: 
 
- Es una especie muy conocida por los aficionados y consumida a pesar de los inconvenientes ya expuestos.