Clitopilus Prunulus ,Mojardon


DESCRIPCIÓN MACROSCÓPICA: 
 
- Sombrero: Pueden llegar a medir hasta 13 cm. de diámetro, pero su tamaño habitual ronda de 3 a 10 cm. Evoluciona de convexo a plano e incluso embudado. Su cutícula es seca, ligeramente brillante, separable de la carne y de colores blanquecinos, lévemente grisaceos. Su margen es fino y delgado y evoluciona de curvado enrollado a incurvado. 
 - Himenio: Láminas apretadas, decurrentes, con lamélulas. Son de color blanco que evoluciona a rosado con la madurez. Se separan fácilmente de la carne al pasar el dedo, quebradizas y no elasticas. 
 
- Pie: Cilindrico, macizo, habitualmente recto y central, pero puede curvarse y ser excentrico. Es tierno, blando y fragil, de la misma constistencia que el sombrero. De color blanco, mide de 2 a 5 cm. de altura por 0,5 a 1 cm. de diámetro. 
Es frecuente, que su base sea ligeramente más gruesa que el resto. 
 
- Carne: Consistente, espesa, de color blanquecino y muy fragil.
Tiene un sabor dulce y un olor a harina fresca muy agradable.

ESPORADA, QUÍMICA Y MICROSCOPÍA: 
 
- Reacciones químicas: Reacciona con la sulfovainillina y su carne adquiere tonos violaceos.
- Esporada: Rosácea.
- Esporas: Fusiformes, exagonales, lisas, no amiloides e hialinas. Tienen seis aristas. De 10-14 X 5-6 micras.
- Basidios: Tetraspóriocos. 
 ECOLOGÍA: 
 - Especie micorritica bastante común, que fructifica en pequeños grupos en bosques de coniferas, planifolios o bajo arbustos de pradera. Aparece a principios de otoño o finales de verano y fuctifica hasta principios el invierno. 

COMESTIBILIDAD: 
 - Especie muy buen comestible. Los aficionados que conocen esta seta la consideran como una de las especies de más calidad en la cocina. Hay que tener mucho cuidado de no confundirlos con los "Clitocybes blancos" que son muy tóxicos. 
 PRECAUCIONES Y CONFUSIONES: 
 - Como ya hemos comentado, hay que extremar las precauciones para no confundir a "la molinera" con los "Clitocybes blancos", en especial con los Clitocybe cerussata, Clitocybe rivulosa o con el Clitocybe dealbata. Para ello es importante comprobar el olor penetrante del Clitopilus prunulus, los reflejos rosados de sus láminas, su decurrencia y su extrema fragilidad. Al pasar el dedo por ellas se separan fácilmente de la carne. Además su cutícula también se separa del sombrero. Por el contrario los Clitocybes tienen unas láminas mucho más elásticas y menos decurrentes y la cuticula no se separa tan fácilmente de la carne. Sus pies son más fibrosos tanto de aspecto como de textura. El Clitocybe cerussata tiene un olor que puede recordar al de la harina, pero no es agradable, es a harina rancia muy distinto al de la molinera.
Recomendamos que la primera vez que se recolecte esta seta, se haga un guía o con un aficionado que ya las conozca bien. La experiencia de su aspecto y características son muy importantes para un correcto reconocimiento posterior. 
En último caso si ya las ha cogido, por favor, consulte con una Asociación micológica o con un micólogo antes de comerlas. 
 
COMENTARIOS: 
 
- Su nombre científico viene de que los botánicos que la clasificaron en el S. XVI la encontraron debajo de un ciruelo, y en latín prunulus signigfica ciruelilla. 
- El nombre de molinera o harinera lo da su característico olor harinoso. 
- Por último, se la llama chivata, porque es común encontrar Boletus edulis en las cercanias ya que comparten habitat. Hay algún aficionado a las molineras, que llama chivato al Boletus, ya que aprecian más al Clitopilus prunulus que al "hongo".
- Hay una variedad Clitopilus prunulus var. orcellus, por algunos micológos considerado sinónimo Clitopilus orcellus, de sombrero más viscoso y robusto.