Parasol, Macrolepiota Procera

(Caseta, Sombrilla, Apagador, Matacandil)

A La Cocina

PARASOL
PARASOL

Descripción

Sombrero marrón pálido, cerrado de joven, que con el tiempo se abre, alcanzando un diámetro de hasta 30 cm. Presenta escamas aplanadas y oscuras, que irradian desde el centro, donde se sitúa un umbón oscuro. Láminas libres, blancas y apretadas. Pie largo con un anillo doble también cubierto de escamas, y que se separa fácilmente del sombrero.

Hábitat y época

Fructifica de verano a finales de otoño en céspedes, prados, claros de bosques o junto a caminos.

Comestibilidad

Comestible excelente, siendo una seta muy apreciada. Es muy importante sin embargo que el novato se asegure de no confundir esta gran seta con las Lepiota de aspecto similar pero de mucho menor tamaño (<10 cm diámetro) que son perfectamente capaces de provocar la muerte del que las consuma.

Características Micológicas
Gills icon.png
Himenio con láminas
Convex cap icon.svg
Flat cap icon.svg

El sombrero es convexo

o aplanado
Free gills icon2.png

Las láminas son libres

 
White spore print icon.png

Esporas de color blanco

Saprotrophic ecology icon.png

La ecología es saprófita

Edible toxicity icon.png

Comestibilidad: comestible

Confusiones
Aunque su aspecto y tamaño son inconfundibles puede parecerse a otras setas comestibles del género como es el caso de:
Macrolepiota konradii que dispone de anillo simple, pie poco atigrado, y escamas de
sombrero grandes y cuadrangulares.
Macrolepiota rhacodes es de menor talla, pie poco atigrado y la carne enrojece al partir.
Macrolepiota excoriata es mucho menor y mas blanquecina en general, anillo blanco y
fácilmente desprendible.
Macrolepiota mastoidea tiene un gran mamelón muy marcado y pequeñas escamillas
por el resto del sombrero, anillo simple.
Estas confusiones no conllevan peligro por ser todas ellas comestibles, sí sería mucho
más peligroso (incluso mortal) confundirla con algunas especies de Lepiota cosa que evitaremos no recogiendo ningún ejemplar cuyo sombrero mida menos de 10 cm.
Curiosidades
Es un comestible delicioso y muy apreciado, salvo el fibroso y duro pie, consumiéndose
los sombreros, que en los pueblos se preparan empanados como filetes. De verdadera
“carne vegetal” puede definirse al parasol ya que contiene un 47 % de proteínas (referido a materia seca) por lo que logra en este aspecto estar en cabeza frente al resto de
las setas comestibles.
En el género Lepiota hay que distinguir entre las de mayor tamaño, denominadas como
Macrolepiota, cuyos carpóforos o setas superan los 11 cm de talla frente a las especies
pequeñas, varias de las cuales son muy venenosas y que alcanzan tallas de unos 6 cm.
con diámetros del sombrero pequeños. Es el caso de Lepiota cristata de 2 a 5 cm de diá-
metro que es muy tóxica y que podría parecer un parasol en miniatura. Por eso se recomienda a los poco avezados que eviten recoger parasoles de menos de 10 cm.
El interés por esta singular especie aparece incluso en África; así, es recogido en numerosos países al sur del Sahara, como Angola, donde los carpóforos se secan para épocas de carestía y escasez. También abunda en la época de lluvias en Zambia, Burundi,
Congo, en áreas de trasiego de fauna mayor.
El parasol (Choupin, cogordo, palote, zarrota, es la seta que más nombres tiene en gallego, mas de cincuenta) es la seta más popular y la más buscada. Cuando se encuentra una se canta: