Marasmius Oreades

Senderuela, Carrerilla


Sombrero: De 2 a 6 o 7 cm, al principio acampanado, después convexo y finalmente extendido, conservando en el centro un umbo obtuso. Es higrófano, y según el grado de hidratación el color varía desde el crema oscuro cuando la seta está hidratada hasta un tono blanquecino en estado seco. Margen habitualmente estriado.

Láminas: De color blanquecino o cremas, espaciadas entre sí, libres o algo escotadas, gruesas.

Pie: Central, cilíndrico y bastante largo, de color blanquecino o concoloro con el sombrero, de consistencia elástica, lo que hace que aplicándole una torsión sea capaz de regresar a su estado primigenio sin haberse roto.

Carne: Escasa, blanquecina, con un olor agradable característico y sabor suave.

Hábitat y época de aparición: Crece habitualmente en primavera y en el otoño, en forma de “corros de brujas” o bien en hileras en prados y pastizales.

Comestibilidad: Esta especie es un buen comestible, de sabor fino y delicado, siempre y cuando recolectemos únicamente los sombreros y desechemos el pie.

A tener en cuenta: Puede confundirse con el Marasmius collinus, dado que su tamaño y color son similares, crecen en la misma época y en el mismo hábitat, pero este último tiene las láminas mucho mas juntas, olor desagradable, y si aplicásemos una torsión al pie lo romperíamos.