El centeno (Secale cereale) es una planta de la familia de las gramíneas que se cultiva por su grano. Es un miembro de la familia del trigo y se relaciona directamente con la cebada.

El grano de centeno se utiliza para hacer harina, básicamente en la industria de la alimentación y para la elaboración de aguardiente y algunos whiskys. 

Uno de los alimentos típicos elaborados con el centeno es el pan, de un color oscuro y muy compacto rico en fibra, indicado para el estreñimiento, la diabetes y la hipercolesterolimia. También se usa para ensilar y para confeccionar objetos trenzados, ya que la paja es más fuerte que la de otros cereales. 

Este cereal contiene menos cantidad de gluten que otros tipos y el sabor es diferente al resto de panes, dejando una sensación más amarga debido a que la harina de centeno tiene un sabor más intenso y es menos elástico que la de trigo. 

Contiene menos grasas y proteínas que el pan de trigo aunque los beneficios que aporta a nuestro organismo son mayores por contener un mayor nivel de hidratos de carbono y fibra. 

Los múltiples beneficios que ofrece hacen de este cereal uno de los más completos aunque cabe mencionar la gran desventaja que ofrece para las personas celíacas, al contener niveles de gluten se transforma en un alimento no apto. 

Existe una decena de especies de centeno y múltiples variedades que se dividen en centeno de verano y centeno de invierno; algunas son vivaces, otras anuales.